Por qué y cómo hacer la transición de la leche materna a la fórmula

Realizar la transición gradual de amamantar a tu bebé a alimentarlo con fórmula puede facilitar el momento de la alimentación para ambos y ¡también permitir que tu pareja participe en la alimentación! Utiliza esta guía para aprender a hacer la transición de la leche materna a la fórmula.

Cómo Introducir la Fórmula a un Bebé Amamantado

Aunque cambiar de la leche materna a la fórmula puede ser complicado, definitivamente no es imposible. Para comenzar la transición, empieza lentamente a reemplazar la lactancia materna con un biberón de leche materna. Esto ayudará a tu bebé a acostumbrarse a cómo se siente el biberón. Usa biberones de plástico o vidrio con una boca ultra ancha y una tetina similar al pecho para imitar la sensación del pecho y facilitar la transición. Una vez que tu bebé se sienta cómodo con el biberón, intenta con tu primer biberón de fórmula.

Para el primer biberón de fórmula, elige un momento de alimentación en el que tu bebé esté menos interesado. Por ejemplo, puedes empezar amamantando por la mañana o por la noche y darle fórmula a tu bebé en medio del día. A medida que tu bebé se ajuste a este cambio, puedes disminuir gradualmente las sesiones de lactancia materna hasta cambiar al número de alimentaciones con fórmula que desees.

Cambiar de Leche Materna a Fórmula

Si planeas amamantar y complementar con fórmula, es mejor esperar hasta que tu bebé tenga al menos tres o cuatro semanas de edad. Es muy importante que no cambies bruscamente de la leche materna a la fórmula. Esto no solo es malo para tu bebé, sino que también puede causarte una dolorosa congestión mamaria.

Disminuye la leche materna lentamente para que tu cuerpo pueda reducir la producción de leche gradualmente. Elimina una sesión de lactancia materna a la vez. Tu bebé debería ajustarse al cambio de fórmula en dos a seis semanas.

¿La Fórmula Causa Estreñimiento?

Muchas madres se preguntan si la fórmula puede causar estreñimiento. Los bebés amamantados tienen menos probabilidades de experimentar estreñimiento que los alimentados con fórmula. La fórmula es más espesa que la leche materna, lo que hace que sea más difícil para los bebés pasarla a través del tracto gastrointestinal. Si tu bebé está estreñido, también puede ser debido a una intolerancia a la lactosa o una alergia.

Si te estás preguntando cómo cambiar de leche materna a fórmula, prueba el Baby Brezza Formula Pro Advanced. Este dispensador de fórmula utiliza tecnología de mezcla patentada que mezcla automáticamente un biberón de fórmula caliente a la consistencia perfecta*. Es totalmente personalizable y funciona con todas las marcas de fórmula y tipos de biberón. ¡Solo presiona un botón y deja que el Formula Pro Advanced haga el resto!

Beneficios de la Lactancia Materna vs. Fórmula

Hay muchos beneficios de la leche materna. La leche materna es alta en valor nutricional y está compuesta de lactosa, proteína y grasa, que pueden ser fácilmente digeridos por un recién nacido. La leche materna también tiene anticuerpos naturales para ayudar a los bebés a resistir enfermedades comunes, como las infecciones de oído.

Sin embargo, cuando se trata de leche materna vs. fórmula, también hay muchos beneficios en la alimentación con fórmula. La fórmula infantil está hecha para incluir todos los nutrientes que tu bebé necesitará. Puede estar compuesta con nutrientes adicionales que la leche materna no tiene. Los bebés que son alimentados con fórmula comen menos frecuentemente que los bebés amamantados, y la fórmula puede ser más conveniente que la lactancia materna, especialmente si sales o si vuelves al trabajo. La fórmula también permite que tu pareja se encargue de algunas de las alimentaciones del bebé, dándote un descanso muy necesario.

Muchas madres están preocupadas de que los bebés amamantados puedan ser más saludables que los alimentados con fórmula. Durante la lactancia materna, los anticuerpos y otros factores de lucha contra gérmenes pasan de una madre a su bebé, fortaleciendo sus sistemas inmunológicos. Aunque se ha demostrado que los bebés amamantados tienen menos infecciones y hospitalizaciones que los bebés alimentados con fórmula, los bebés alimentados con fórmula crecen siendo igual de fuertes y saludables que los bebés amamantados.

¿Es la Fórmula Más Satisfactoria Que la Leche Materna?

En primer lugar, es importante considerar que los bebés se sienten llenos tanto con la leche materna como con la fórmula. La diferencia se reduce a las diferencias en la digestión. Los bebés digieren la leche materna más rápido que la leche de fórmula, por lo que se alimentan más frecuentemente. La fórmula infantil tarda más en digerirse y, por lo tanto, puede considerarse más satisfactoria que la leche materna.

Alternar Leche Materna y Fórmula

¿Puedes mezclar fórmula y leche materna? Sí, de hecho, algunas madres deciden combinar su leche y fórmula para aumentar las calorías que su bebé obtiene durante la hora de alimentación. Si decides mezclar leche materna y fórmula, primero prepara la fórmula según las instrucciones. No añadas fórmula en polvo directamente a tu leche materna. Complementar uno o dos biberones a la semana no debería afectar el suministro de leche materna de tu cuerpo. Sin embargo, si le estás dando a tu bebé uno o dos biberones de fórmula al día, tu suministro de leche puede comenzar a disminuir.

Ya sea que elijas alimentar a tu bebé con leche materna, fórmula o ambas, Baby Brezza está aquí para hacer que la hora de alimentación sea lo más fácil posible tanto para ti como para tu pequeño.

← Publicación más antigua Publicación más reciente →